ERGE/GERD

El reflujo gastroesofágico es el contraflujo del contenido del estómago al esófago. En circunstancias normales, el esfínter esofágico inferior (EEI) actúa como una válvula para prevenir el reflujo.
Durante el primer año, “escupir sin esfuerzo” es un fenómeno normal en los bebés. En general, El EEI se demora alrededor de un año en madurar. Si el reflujo persiste más allá del primer año, puede conducir a una incapacidad de aumentar de peso adecuadamente, irritación del esófago y aspiración con dificultad respiratoria.
La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se refiere a los síntomas o al daño tisular causado por el reflujo gastroesofágico.
Si sospecha que su hijo puede estar sufriendo de reflujo, el primer paso es consultar a un médico y obtener un diagnóstico preciso. El diagnóstico de ERGE a menudo se puede hacer basado en los síntomas y se puede confirmar con una o más pruebas.
Enfermedad pulmonar asociada al reflujo gastroesofágico

Varios grupos de niños están en riesgo de presentar enfermedad pulmonar asociada al reflujo gastroesofágico.

En algunos niños con asma, los síntomas son causados ​​en parte por el reflujo gastroesofágico. Cantidades mínimas de material del estómago que vuelven a la garganta pueden inhalarse en los pulmones (aspiración). A veces, el ácido en el esófago puede estimular los nervios que causan sibilancias.
Los niños con fibrosis quística a menudo sufren de acidez estomacal.
Neonatos prematuros que desarrollan displasia broncopulmonar [desarrollo anormal de los pulmones y sus vías aéreos], la enfermedad pulmonar crónica del recién nacido puede tener reflujo gastroesofágico que se suma a sus problemas.
Los niños con trastornos nerviosos o musculares que perturban la deglución corren el riesgo de contraer neumonía que proviene de un reflujo de materia que desciende por la tráquea hacia los pulmones.
Los niños que han tenido una cirugía exitosa para reparar un extremo ciego congénito del esófago (atresia esofágica) también están en riesgo.
Todas estas condiciones a menudo se benefician del tratamiento del reflujo gastroesofágico.

Pruebas para confirmar un diagnóstico de ERGE

El diagnóstico de ERGE se puede confirmar con una o más pruebas. A menudo, la primera prueba que se realiza es un trago de bario y rayos X de vías gastrointestinales superiores para evaluar problemas estructurales como la hernia hiatal [una pequeña abertura en el diafragma que permite que la parte superior del estómago se desplace hacia el pecho], estenosis pilórica [un estrechamiento de la abertura entre el estómago y el intestino delgado], y malrotación [torsión del intestino que puede ocasionar obstrucción]. El niño debe beber una sustancia calcárea llamada bario, que aparece blanca en la radiografía.
La razón más importante para hacer estudio con trago de bario es asegurarse de que haya una anatomía normal, y no una hernia hiatal u otra causa anatómica que predisponga al reflujo gastroesofágico. Sin embargo, el estudio de bario es una prueba deficiente para el estudio de reflujo en sí. En los niños con una hernia hiatal, la parte superior del estómago se desplaza a través de un agujero en el diafragma adentro del pecho. Una hernia hiatal no es sinónimo de enfermedad por reflujo gastroesofágico, pero puede ser un factor contribuyente.
El reflujo gastroesofágico puede causar complicaciones pulmonares. La monitorización prolongada del pH intra-esofágico puede documentar que los incidentes de reflujo preceden inmediatamente a la dificultad respiratoria, sibilancias o episodios de tos. Para hacer este estudio, se pasa un tubo de plástico delgado a través de una ventana de la nariz y hacia el esófago. Se pega con cinta adhesiva a la nariz y se sujeta a un dispositivo de grabación portátil. Después de un día de grabación, se analizan los resultados. Como todo el mundo tiene reflujo, a menudo es especialmente importante registrar los síntomas y actividades del niño en un diario, de modo que se puedan establecer asociaciones entre los episodios de reflujo y el síntoma.

Escaneos de leche (Scintiscans) sobre los pulmones pueden detectar la aspiración. El niño bebe la fórmula con una pequeña e inofensiva cantidad de radioactividad. Luego, el niño debe acostarse silenciosamente sobre una mesa dura debajo de un gran disco de metal que es una cámara que mide el movimiento de la radioactividad.
Si el niño está inhalando fórmula, la radioactividad aparece en los pulmones. Ni el monitoreo de pH ni el Scintisescaneo/Scintiscanning son muy sensibles para probar que el reflujo está causando problemas pulmonares, pero son estudios valiosos en algunos niños con síntomas persistentes. Con mayor frecuencia cuando se considera que el reflujo gastroesofágico está involucrado en el desarrollo de la enfermedad pulmonar, se justifica una prueba de tratamiento, incluso si las pruebas no son reveladoras.
La mejor prueba diagnóstica para la esofagitis es la biopsia esofágica, que a menudo se realiza en el momento de realizar una endoscopia gastrointestinal superior. Para la endoscopia, el niño está sedado y se inserta un tubo de plástico flexible con una pequeña cámara en el extremo a través de la boca, por la garganta y hacia el esófago y el estómago.
Durante esta prueba, que toma alrededor de 15 minutos (pero varias horas para la preparación y recuperación), las paredes esofágica y estomacal son inspeccionadas cuidadosamente para detectar signos de inflamación. Las biopsias son piezas obtenidas del tamaño de la cabeza de alfiler de la capa de tejido de la superficie. Son inspeccionados bajo el microscopio.
Los resultados de la endoscopia son inmediatos: las hernias hiatales, las úlceras y la inflamación se identifican fácilmente. Los diagnósticos precisos a veces requieren los resultados de la biopsia, que se completan uno o dos días después de la endoscopia.
A veces es necesario evaluar la posibilidad de que la enfermedad por reflujo gastroesofágico sea consecuencia de un problema más generalizado con la fuerza o la coordinación de las contracciones que ayudan a mover los alimentos a través del sistema digestivo.

Un estudio de vaciado gástrico mide el tiempo que tardan los alimentos en abandonar el estómago. Es una prueba de detección útil, especialmente cuando los resultados son normales. Es la misma prueba que un escaneo de leche, pero las mediciones se centran en la velocidad con la que una comida sale del estómago en lugar de detectar material reflujo en los pulmones. (Ambos aspectos pueden medirse simultáneamente si es necesario).
A muchos niños les molesta esta prueba porque deben permanecer debajo de una cámara durante unos minutos cada vez. Por lo tanto, los resultados ligeramente anormales deben interpretarse con precaución en bebés y niños pequeños, porque la ira, la excitación y el miedo pueden retrasar el vaciado gástrico.
¿Te ayudó este artículo?
IFFGD es una organización de educación e investigación sin fines de lucro. Nuestra misión es informar, ayudar y apoyar a las personas afectadas por trastornos gastrointestinales.
Nuestro contenido original está escrito específicamente para los lectores de IFFGD, en respuesta a sus preguntas e inquietudes.
Si le resultó útil este artículo, considere apoyar a IFFGD con una pequeña donación deducible de impuestos.
Adaptado de la Publicación # 802 de IFFGD por Carlo Di Lorenzo, MD, Mark S. Glassman, MD, y Paul E. Hyman, MD.

Únase a la conversación

girls hug

Manténgase actualizado sobre las últimas noticias, historias, consejos, puntos destacados de investigación y más.

Regístrese para recibir el boletín electrónico

Conectase a través de Facebook

Hablando de trastornos gastrointestinales en niños

Enlace a la página web para obtener capturas de pantalla a continuación: https://aboutkidsgi.org/gerd.html

%d bloggers like this: