Síndrome de Rumiación

Introducción

El propósito de este artículo es describir las características y el tratamiento de un trastorno gastrointestinal funcional (GI) pediátrico que lleva a los padres a llevar a su hijo al médico para evaluar la regurgitación o el vómito después de comer. En el contexto de este artículo, “funcional” significa que los síntomas ocurren dentro del rango esperado del comportamiento del cuerpo. (Ejemplos: el escalofrío después de nadar en agua fría es un síntoma, pero no debido a una enfermedad. O el calambre en la pierna de un corredor es muy doloroso, pero el músculo está sano).

¿Qué es el síndrome de rumiación?

La palabra “rumia” se refiere a una forma muy específica de regurgitación de los alimentos después de las comidas, parte de la cual es vomitada y el resto ingerida.

El síndrome de rumia se caracteriza por la regurgitación sin esfuerzo de los alimentos recientemente ingeridos en la boca seguidos generalmente por la expulsión, aunque en algunas personas, o en ciertas circunstancias, es seguido de volver a masticar y volver a tragar. El síndrome se diagnostica en el consultorio del médico en función de los síntomas y la ausencia de otros problemas médicos que podrían explicarlos.

Para que se pueda diagnosticar el síndrome de rumiación, una persona debe tener síntomas que persisten durante semanas o meses, no vómitos agudos que duran solo unos pocos días como ocurre en la gastroenteritis (gripe gastrointestinal).

¿Quién desarrolla el síndrome de rumiación?

Aunque inicialmente se describió en bebés y personas con discapacidades de desarrollo, ahora se reconoce ampliamente que el síndrome de rumiación ocurre en hombres y mujeres de todas las edades y capacidades.

En niños y adolescentes sin discapacidades del desarrollo, el síndrome de rumia es algo más común en las mujeres que en los hombres.

Los niños y adolescentes con síndrome de rumiación a menudo son buenos estudiantes que participan en atletismo y otras actividades extracurriculares.

¿Qué causa el síndrome de rumiación?

La causa de la rumia es desconocida. Debido a que es un trastorno GI funcional, la rumiación no es causada por una infección o inflamación.

En algunos niños, la rumiación ocurre en momentos de estrés significativo, como una manifestación de rechazo, o en niños que han sufrido previamente un trastorno alimentario más grave como la bulimia nerviosa. En algunos casos, los eventos estresantes de la vida se pueden identificar alrededor del momento del inicio de los síntomas, pero la alteración persiste incluso después de que se haya resuelto el evento precipitante.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la rumiación ocurre en ausencia de tales factores identificables. En raras ocasiones las personas usan la rumiación para “ganar” (por ejemplo, para controlar el peso corporal).

¿Cómo se diagnostica el síndrome de rumiación?

El diagnóstico del síndrome de rumiación se basa en los síntomas característicos y la ausencia de signos de enfermedad. Existen criterios de diagnóstico basados ​​en síntomas (Roma III) para identificar el síndrome de rumiación en lactantes y también en niños y adolescentes.

En los bebés, no se necesitan pruebas para diagnosticar el síndrome de rumiación si se cumplen los criterios de los síntomas. En los adolescentes, incluso si se cumplen los criterios de los síntomas, es posible que sea necesario realizar pruebas de diagnóstico para descartar otras afecciones.

¿Hay alguna prueba especial que se pueda hacer para diagnosticar el síndrome de rumiación?

No hay pruebas de diagnóstico que puedan realizarse para diagnosticar el síndrome de rumiación.

Aunque muchas personas se someten a pruebas extensas y a veces invasivas antes del diagnóstico, tales pruebas solo pueden descartar otras causas de regurgitación. Las pruebas clínicas comúnmente realizadas incluyen estudios de bario en la parte superior del abdomen (trago de bario), radiografías abdominales, endoscopias superiores (EGD), evaluación del vaciado del estómago y otras pruebas especializadas.

En bebés y niños con síndrome de rumiación, estos estudios son casi siempre normales. Un pequeño número de personas tendrá un ligero retraso en el vaciado del estómago debido al movimiento de ida y vuelta de los alimentos que ocurre durante la rumia. Esto retarda la transferencia del contenido del estómago al intestino delgado. Los análisis de sangre en personas con rumia son casi siempre normales, con la excepción de alteraciones electrolíticas leves (sodio, potasio) con rumia prolongada y grave.

Una prueba más invasiva llamada manometría gastroduodenal ha sido realizada en aquellos con síndrome de rumiación. Esta prueba implica el uso de un tubo delgado (catéter) para controlar las contracciones del estómago y el intestino delgado. Creemos que esta prueba solo debe realizarse en casos de sospecha de pseudo-obstrucción intestinal, una afección muy rara asociada con motilidad anormal del tracto gastrointestinal.

Trago de bario: una deglución de bario o “serie GI superior” es una prueba de rayos X que se usa para examinar el tracto digestivo superior (el esófago, el estómago y el intestino delgado). Estos órganos internos normalmente no son visibles en los rayos X. Al tragar el bario líquido, que cubre temporalmente el revestimiento interno del esófago, el estómago y el intestino, permite que el contorno de estos órganos sea visible en las imágenes de rayos X.

Endoscopia superior: la endoscopia superior (EGD) es una inspección del esófago y el estómago usando una cámara en un tubo delgado que se coloca por la garganta. Permite a los médicos encontrar anomalías estructurales e infecciones en el tracto digestivo superior y es útil para explicar problemas de deglución y otros.

Evaluación del vaciado del estómago: también llamado estudio de vaciado gástrico, esta prueba evalúa el vaciado de alimentos del estómago. Después de consumir los alimentos mezclados con una pequeña cantidad de material radiactivo, un escáner controla la cantidad de radiactividad en el estómago durante varias horas. En las personas con un vaciado anormal del estómago, la comida permanece en el estómago más tiempo de lo normal (por lo general, horas) antes de vaciarse en el intestino delgado.

¿Los niños y adolescentes con síndrome de rumiación también tienen otros síntomas?

El síntoma principal en el síndrome de rumiación es la regurgitación de alimentos recientemente ingeridos.

Sin embargo, muchos niños y adolescentes con rumia tienen síntomas adicionales. En nuestra experiencia, otros síntomas comunes incluyen náuseas, ardor de estómago, malestar abdominal, diarrea y / o estreñimiento. Las personas con síntomas adicionales pueden requerir una evaluación médica adicional antes de que el síndrome de rumia pueda ser diagnosticado con confianza.

¿Hay complicaciones potenciales asociadas con el síndrome de rumiación?

No hay complicaciones médicas significativas como resultado del síndrome de rumiación en sí.

Sin embargo, las complicaciones pueden ser el resultado de pruebas o tratamientos extensos y a veces invasivos antes de que se realice el diagnóstico. Los niños frecuentemente faltan a la escuela debido a los síntomas e incluso pueden requerir hospitalización para la evaluación y / o control de los síntomas antes del diagnóstico.

Las complicaciones comunes del síndrome de rumia son relativamente leves y variables e incluyen pérdida de peso, deficiencias de vitaminas y minerales, y problemas dentales que incluyen caries y erosión del esmalte causado por el ácido del estómago.

Afortunadamente, con el tratamiento adecuado, muchas de las complicaciones asociadas con el síndrome de rumiación son reversibles.

¿Qué más puede causar síntomas vistos en el síndrome de rumiación?

Hay muchas causas diferentes de regurgitación persistente y vómitos que incluyen vaciado estomacal anormal (gastroparesia), enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), bloqueo del intestino (obstrucción mecánica), motilidad anormal del intestino sin obstrucción (pseudoobstrucción intestinal), trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia nerviosa, y los efectos secundarios de los medicamentos. Sin embargo, el patrón típico y el momento de los síntomas permite la diferenciación de la rumia de otras condiciones.

Las historias clínicas de pacientes con síndrome de rumiación sugieren que los síntomas a menudo comienzan con algún evento “desencadenante”. Esto puede ser una infección viral, una enfermedad gastrointestinal o incluso el estrés que ocurre en la vida del paciente. Después de que esta infección, evento o estrés desaparece, el comportamiento del vómito permanece en su lugar, casi como un “hábito”. Como consecuencia, cuando el alimento o el líquido ingresan al estómago, el cuerpo ha aprendido un nuevo comportamiento: la contracción de los músculos abdominales: eso produce presión en el estómago y la comida o el líquido vuelven a subir.

Nationwide Childrens Hospital

¿Cómo se trata el síndrome de rumiación?

El tratamiento de esta condición implica una modificación del comportamiento. El tratamiento conductual actual para el síndrome de rumiación consiste en la reversión del hábito utilizando técnicas especiales de respiración (respiración diafragmática) para competir con el impulso de regurgitar. Las técnicas de reversión de hábitos se utilizan de tal manera que el comportamiento objetivo (rumia) se elimina mediante el uso consistente de un comportamiento incompatible o competitivo. El comportamiento de rumia se elimina porque la rumiación y la respuesta competitiva no se pueden realizar al mismo tiempo.

En nuestra experiencia, los medicamentos no son útiles para mejorar los síntomas. Las operaciones como fundoplicatura [un procedimiento quirúrgico en el que la parte superior del estómago se envuelve alrededor del esófago inferior] para inhibir la regurgitación del contenido estomacal no han demostrado ser efectivas en el momento de la rumia, y los adultos que recibieron la operación presentaron malestar abdominal considerable después de las comidas, aunque se detuvo la regurgitación.

En general, se recomienda la intervención temprana con tratamiento conductual para reducir las consecuencias adversas relacionadas con el ausentismo escolar, la pérdida de peso, las pruebas diagnósticas extensas y la hospitalización en esta población.

¿Qué tan exitoso es el tratamiento para el síndrome de rumiación?

El resultado para los niños y adolescentes con síndrome de rumiación que se someten a un tratamiento conductual es muy bueno. La gran mayoría logra una mejoría significativa de sus síntomas, y muchos informan la resolución completa de los síntomas después del tratamiento.

Aquellos con otras condiciones médicas o psicológicas además del síndrome de rumiación pueden requerir intervenciones terapéuticas adicionales.

¿Cuáles son los problemas nutricionales que los padres deben conocer?

La gravedad de la regurgitación en niños con síndrome de rumiación es bastante variable.

Para algunos, la regurgitación ocurre en casi todas las comidas y la cantidad de pérdida de peso puede ser significativa.

Por otro lado, muchos niños y adolescentes con síndrome de rumiación pueden mantener e incluso aumentar de peso a pesar de la regurgitación frecuente.

En casos raros, los niños con síntomas graves y pérdida de peso asociada requieren un soporte nutricional suplementario a través de un tubo colocado en el estómago o en vena. Sin embargo, después de que se diagnostica el síndrome de rumiación y se inicia el tratamiento conductual, tales medidas casi nunca se requieren.

En general, se recomienda que los niños y adolescentes con síndrome de rumiación ingieran una dieta balanceada y no se requieran restricciones dietéticas. Después de que se inicia el tratamiento conductual, sería ventajoso realizar una revisión dietética bajo la supervisión del terapeuta conductual o un dietista.

Conclusiones

El síndrome de rumia es una condición poco reconocida en niños y adolescentes. La falta de conocimiento de las características clínicas del síndrome de rumiación contribuye al subdiagnóstico de esta importante condición médica. El diagnóstico del síndrome de rumiación se basa en las características clínicas, y las pruebas de diagnóstico extensas son innecesarias. Se recomienda la terapia conductual temprana y los resultados en general son favorables.

¿Te ayudó este artículo?

IFFGD es una organización de educación e investigación sin fines de lucro. Nuestra misión es informar, ayudar y apoyar a las personas afectadas por trastornos gastrointestinales.

Nuestro contenido original está escrito específicamente para los lectores de IFFGD, en respuesta a sus preguntas e inquietudes.

Si le resultó útil este artículo, considere apoyar a IFFGD con una pequeña donación deducible de impuestos.

Fuente: IFFGD Publicación # 822 de Heather J. Chial, MD, La Crosse, WI y Michael Camilleri, MD, Atherton y Winifred W. Bean Profesor, Profesor de Medicina y Fisiología, Mayo Medical School, Consultor en Gastroenterología y Hepatología, Mayo Clinic , Rochester, MN.

Enlace a la página web para obtener capturas de pantalla a continuación: https://aboutkidsgi.org/rumination-syndrome.html

%d bloggers like this: