Estreñimiento

El estreñimiento sigue siendo uno de los problemas intestinales más comunes que afectan a los niños, y una fuente de perplejidad y preocupación para muchos padres.

Afortunadamente, la mayoría del estreñimiento en bebés y niños no es causado por ninguna enfermedad médica subyacente grave. El desafío, por lo tanto, es que los padres controlen el estreñimiento, guiados por la comprensión de por qué su hijo tiene dificultades para evacuar las heces.

La familiaridad con muchos de los productos disponibles les ayudará a manejar el problema de manera efectiva. Una conciencia básica de las etapas de desarrollo que conducen a la capacitación exitosa sobre el uso del baño puede ayudar a evitar muchas crisis. La intervención temprana puede minimizar las posibilidades de “retención de heces” y su consecuencia más temida: el ensuciamiento involuntario de los interiores/calzoncillos, también conocida como encopresis. Revisaremos brevemente algunos de estos agentes, sus indicaciones y posibles efectos secundarios.


Definición

El estreñimiento se puede definir como el paso de heces dolorosas o una reducción en la frecuencia. Tenga en cuenta que esta definición incluye un niño incluso si tiene un movimiento diario, porque una característica importante es la dificultad percibida para evacuar las heces. Un niño puede sentirse estreñido incluso si el excremento es suave. La mayoría de los niños tienden a estreñirse en el momento del entrenamiento para ir al baño, entre los 2 y 4 años. En niños sanos, la cantidad de evacuaciones cambia con la edad y la dieta. Los bebés pueden tener un promedio de cuatro deposiciones en las primeras semanas de vida. Algunos bebés sanos, alimentados exclusivamente con leche materna pueden tener una evacuación intestinal cada 10-14 días (o más) sin ningún motivo de preocupación. A la edad de 4 años, las deposiciones promediaran una cada día.


¿Qué tan común es el estreñimiento?

Se ha estimado que el 10% de los niños son llevados al médico debido a un trastorno de la defecación. El estreñimiento es la queja principal en el 3% al 5% de todas las visitas a pediatras.


Esfuerzo y gruñidos en un bebé: reconocer la dyschezia

Disquecia (griego para la evacuación anormal) se confunde a menudo con estreñimiento. En realidad, es una manifestación de la función descoordinada de los músculos implicados en la expulsión de gases o una evacuación intestinal. Conozca más sobre disquecia infantil.

Debido a la inmadurez, los esfínteres anales no se relajan al mismo tiempo que las contracciones de los músculos del colon están tratando de empujar su contenido hacia adelante. Típicamente, el bebé gruñe y se pone tenso, se pone rojo y parece adolorido . Eventualmente, pasa un excremento suave o gas, y la molestia se resuelve … hasta la próxima vez. El esfuerzo es causado por los intentos de superar la acumulación de presión y superar con éxito el espasmo anal.

Los padres pueden ayudar flexionando suavemente la cadera del niño, llevando las rodillas del niño hacia su pecho y, en algunos casos, estimulando el recto con un Q-tip lubricado. Esta disquecia puede ser problemática, pero todo lo que se necesita es tranquilidad y medidas simples hasta que se resuelva, generalmente cuando el bebé tiene entre 4 y 6 meses de edad.


Cuando el estreñimiento se vuelve crónico

El estreñimiento agudo suele ser el resultado de un cambio drástico en la dieta y la ingesta de líquidos, la interrupción de las rutinas usuales para ir al baño o al evitar el dolor como resultado de irritación anal, fisuras o erupciones. La corrección de lo que desencadena el problema subyacente resolverá el problema y se reanudará el patrón habitual de defecación.

Para algunos niños, sin embargo, la experiencia del dolor en la evacuación se convierte en una razón poderosa para evitar tener un movimiento intestinal la próxima vez que sienta el impulso. La conducta de retención es bastante típica y los padres deberían reconocerla por lo que es: un intento de mantener las heces para evitar el dolor. El niño no hace su mejor esfuerzo para empujar con fuerza y ​​tener un movimiento. Todo lo contrario: la rigidez, el sudor, el enrojecimiento y aferrarse a los muebles son las expresiones externas de la concentración necesaria para apretar los músculos pélvicos y el esfínter externo con el fin de obligar a las heces a regresarse y aliviar así la sensación de urgencia. A menudo, esta retención toma la forma de una postura peculiar (a veces en una esquina), poniéndose de puntillas o moviéndose.

Evitar el desarrollo del estreñimiento crónico es importante ya que evitará el estiramiento excesivo del recto y la pérdida del control del esfínter interno, lo que eventualmente puede dar como resultado la filtración involuntaria de las heces en los interiores/calzoncillos (encopresis).


Algunas afecciones médicas importantes que causan estreñimiento crónico

La mayoría del estreñimiento crónico es funcional, lo que significa que no hay anomalías médicas o estructurales graves, como un bloqueo o inflamación.

Pero ciertas condiciones pueden ser la fuente del problema y su médico lo considerará e investigará cuando se lo indique. En bebés y niños, las anomalías anales y rectales como el ano imperforado, el estrechamiento anal o un ano mal colocado anteriormente (especialmente en niñas) pueden interferir con el paso normal de las heces; estos pueden no ser aparentes hasta que se introduzcan sólidos.

Las anormalidades o lesiones de la médula espinal pueden afectar los nervios responsables del control del esfínter. Los niños con espina bífida, cordón atado o tumores de la médula espinal pueden sufrir estreñimiento grave. En estas circunstancias, las dificultades para orinar también suelen estar presentes.

La enfermedad de Hirschsprung (aganglionosis) es una condición relativamente rara (1: 5000) causada por la ausencia de células nerviosas en el intestino. Siempre afecta el esfínter anal interno y se extiende anterior a él en diversos grados, a veces incluso afectando todo el colon y partes del intestino delgado. En la gran mayoría de los pacientes se presenta como obstrucción intestinal en la infancia; no más del 1% del estreñimiento crónico en niños mayores es causado por la enfermedad de Hirschsprung.


Aprenda más sobre la Enfermedad de Hirschprung

El estreñimiento es una característica prominente en los trastornos musculares y nerviosos, como la displasia neuronal o varias formas de síndromes de pseudoobstrucción.

Es necesario considerar la posibilidad de un problema endocrino (que incluye hipotiroidismo o hiperparatiroidismo) y se puede descartar con pruebas fácilmente disponibles.

Finalmente, es importante considerar si al niño se le está dando algún medicamento que pueda estar contribuyendo al problema. Por ejemplo, ciertos antiácidos que contienen magnesio, analgésicos con morfina o derivados de codeína son agentes bien conocidos que desencadenan estreñimiento.


¿Te ayudó este artículo?

IFFGD es una organización de educación e investigación sin fines de lucro. Nuestra misión es informar, ayudar y apoyar a las personas afectadas por trastornos gastrointestinales.

Nuestro contenido original está escrito específicamente para los lectores de IFFGD, en respuesta a sus preguntas e inquietudes.

Si le resultó útil este artículo, considere apoyar a IFFGD con una pequeña donación deducible de impuestos.

Adaptado de la Publicación # 809 de IFFGD por Paul Hyman, MD, Profesor de Pediatría; Jefe de la División de Gastroenterología Pediátrica, Hospital de Niños y Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana, Nueva Orleans, LA.

Recursos


Un poco de conocimiento puede hacer una gran diferencia.

La mayoría de la información en nuestra biblioteca está escrita por líderes de pensamiento médico de todo el mundo.

Aproveche hoy.