Trastornos Gastrointestinales

Regreso a la Escuela con Trastornos Gastrointestinales

Los trastornos funcionales del tracto GI y de la motilidad, como el síndrome de dolor abdominal funcional o el síndrome del intestino irritable, son afecciones crónicas. Afectan a personas de todas las edades, incluidos niños y adolescentes. El tiempo de regreso a la escuela puede sacar a relucir algunas situaciones que causan que los niños y los padres sientan estrés o ansiedad. Si a su hijo le han diagnosticado uno de estos trastornos, aquí hay algunas reglas básicas para navegar a través de esta emocionante, pero desafiante, época del año.


Dolor de Abdomen/Estomago/Vientre en Días Escolares

Todos los niños se quejan de dolor de estómago de vez en cuando. ¿Cómo puede un padre saber si los síntomas funcionales del tracto GI de su niño son para preocuparse? ¿Cuándo es hora de llamar al médico? Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta:

• Algunos dolores de Estomago pueden estar causados por demasiada excitación o de preocupación.

• Probablemente notará un cambio en el comportamiento de los niños que no son verbales o son demasiado jóvenes para describir su dolor. Negarse a comer y / o defecar son dos signos que indican que es hora de una visita al médico.

• Si los dolores de estomago crónicos o recurrentes impiden que un niño haga sus actividades habituales, como comer, ir a la escuela, jugar con amigos o dormir toda la noche, entonces es hora de ver a su médico.


Manejo de Problemas Relacionados con la Escuela

Los síntomas de un trastorno GI funcional pueden ser impredecibles. Estos son algunos consejos para ayudar a su hijo a desenvolverse en su vida diaria y a manejar los asuntos relacionados con la escuela:

• Un niño puede ir a la escuela incluso si tiene alguna molestia. Los padres pueden ayudar a alentar al niño a participar en actividades, incluidas clases, aunque no se sientan cómodos. Las actividades de distracción pueden ayudar a reducir el dolor.
• Ayude al niño a que se sienta cómodo usando los baños fuera de la casa mediante el uso gradual de baños en la casa de un amigo, la biblioteca o el centro comercial. Esto ayudará a desensibilizar el miedo a baños extraños.

• Haga que el médico de su hijo escriba una carta a la escuela diciendo que su hijo tiene un trastorno gastrointestinal que requiere que él o ella use el baño con más frecuencia. No tiene que decir qué trastorno, simplemente explique que es posible que el niño no anticipe cuándo va a suceder o necesite usar el baño con urgencia. Informar al profesorado de la situación puede ayudarlos a comprender algunas de las conductas de su hijo y también hacer que su hijo se sienta menos ansioso por ir a la escuela.

• Dele a su hijo una respuesta ensayada para explicar por qué es posible que necesite usar mucho el baño o porque ha perdido muchas clases. Otros niños pueden sospechar que lo están fingiendo o preguntar: “¿Qué te pasa?”. Una simple respuesta de: “Tuve un problema en el estómago y está mejorando, pero todavía a veces me molesta”, puede satisfacer la curiosidad de otros niños y contestar las preguntas.

Los padres pueden tomar un papel activo para ayudar a un niño a manejar los síntomas. Los comentarios y reacciones de los padres pueden afectar el comportamiento y el dolor de un niño. Expresar preocupación o duda sobre el dolor puede hacer que un niño se sienta más ansioso. Mostrar comprensión y apoyo sin fomentar el comportamiento que enfatiza la enfermedad ayudará al niño a sentirse mejor.


Aprenda más

Lea más sobre Dolor de Estomago/Abdomen en Niños, por el Dr. Paul Hyman

Lea más sobre Cómo Ayudar a los Niños y Adolescentes a Sobrellevar el Dolor Abdominal, en una entrevista con la Dra. Lynn Walker

Lea más sobre el Dolor Abdominal Funcional en Niños y Adolescentes, por el Dr. Miguel Saps y el Dr. Gati Dhroove

Únase a la conversación


Manténgase actualizado sobre las últimas noticias, ¡historias, consejos, puntos destacados de investigación y más!


%d bloggers like this: